Datos personales

Mi foto
Ensanche Altagracia de Herrera, Santo Domingo Oeste, Dominican Republic
soy agradable, muy sincera, linda, buena amiga, sobreprotectora, celosa, muy peliona siempre, inteligente, alegre, divertida, tierna, muy cariñosa cuando quiero...y soy tantas cosas que no creo que alcanze esta pagina para describirme, pues soy mujer y nosotras somas muchas personalidades y sentimientos sin sentidos....Tambien les puedo decir de mi que tengo 30 años de edad, soy estudiante del idioma ingles, y soy extremadamente aficionada a las peliculas, preferiblemente de terror, suspenso, ficcion, accion, eso es entre otras actividades mas.

TIME IS ON MY SITE

Archivo del blog

miércoles, 25 de marzo de 2009

LEPTINA - HORMONA DE LA DELGADEZ

LEPTINA












La leptina (del griego leptos que significa delgado), también conocida como proteína OB, es una hormona producida en su mayoría por los adipocitos (células grasas) aunque también se expresa en el hipotálamo, el ovario y la placenta.




Existen tres sistemas que a nivel de nuestro sistema nervioso central regulan nuestro peso.




* Un sistema mensajero (leptina) que informa al cerebro la cantidad de grasa periférica de nuestro cuerpo.




* La intercomunicación dentro de nuestro cerebro.




* Un sistema ejecutor.




Descubrimiento y modo de acción







Fue descubierta en 1994 en el ratón. Posteriormente, el gen Ob humano se localizó en el cromosoma 7. Se cree que la leptina actúa como un lipostato: cuando la cantidad de grasa almacenada en los adipocitos aumenta, se libera leptina en el flujo sanguíneo, lo que constituye una señal (retroalimentación negativa) que informa al hipotálamo que el cuerpo tiene bastante comida y que debe inhibir el apetito.







Cuando aumenta la masa de tejido adiposo más allá del punto de equilibrio, aumenta la síntesis y secreción de leptina por lo que se estimulan varios efectos compensadores en el hipotálamo: la disminución del apetito por estimulación de péptidos anorexigénicos (que producen perdida de apetito) y supresión de la producción de los péptidos orexigénicos (del griego orexis que significa apetito); aumento el gasto energético aumentando la tasa de metabolismo basal y la temperatura corporal además de la modificación del punto de equilibrio hormonal para reducir la lipogénesis (producción de grasas) y aumentar la lipólisis (uso de grasa acumulada para producir energía) en el tejido adiposo.









La regulación de la secreción de leptina es a largo plazo, principalmente por variación del nivel de masa corporal y efectos estimulantes de la insulina. Sin embargo, muchos obesos tienen altas concentraciones de leptina en suero o resistencia a la leptina , lo que indica que otras moléculas como la ghrelina, la serotonina, la colecistoquinina y el neuropéptido Y tienen también un efecto sobre la sensación de saciedad y contribuyen a la regulación del peso corporal.




Tras su descubrimiento, la mayoría de las investigaciones en torno a la leptina se centraron en su papel como factor regulador del peso corporal. Sin embargo, estudios posteriores describieron una amplia distribución de receptores para esta hormona en diversos tejidos periféricos, abriéndose, así, un vasto campo de investigación sobre las funciones biológicas de esta hormona. La leptina participa en procesos fisiológicos tan diversos como la reproducción, inmunidad o angiogénesis.






Estructura




La leptina es una proteína de 167 aminoácidos, que incluyen un péptido señal de 21 aminoácidos. Su estructura tridimensional presenta cuatro hélices alfa y un puente disulfuro entre las cisteínas en posición 96 y 146, siendo este último necesario para la actividad biológica de la hormona.




Síntesis y secreción







La síntesis de leptina ocurre principalmente, aunque no de forma excluyente, a nivel del tejido adiposo blanco. Este hecho permitió proponer que la secreción de leptina actúa como señal al cerebro, informando sobre el tamaño del tejido adiposo y actuando como factor saciante. El tejido adiposo marrón o grasa parda también sintetiza leptina, aunque en menor medida.




El papel de la leptina secretada en el tejido adiposo marrón no está claro aunque podría ser únicamente un aporte extra de leptina al torrente circulatorio como reflejo del total del tejido adiposo.







La regulación de la expresión de leptina depende en gran manera de los depósitos grasos del organismo. Así, los adipocitos de mayor tamaño producen más leptina, mientras que los adipocitos de la grasa visceral secretan menos leptina que los adipocitos de la grasa subcutánea.




La cantidad de triglicéridos almacenados en el adipocito es también proporcional a la cantidad de leptina producida por cada adipocito. Por esta razón, los niveles circulantes de leptina son proporcionales a la cantidad de grasa corporal.




La secreción de leptina varía de acuerdo al ritmo circadiano, siendo secretada en forma pulsátil, y modulada por la insulina y otras hormonas. Su frecuencia es de aproximadamente un pulso cada 45 minutos. Su concentración aumenta paulatinamente durante el día y alcanza un pico durante la medianoche, para decrecer hasta el inicio de un nuevo ciclo.







Este patrón depende también de la alimentación. De esta forma, las concentraciones circulantes de leptina aumentan en las primeras horas después de la ingesta y continúan su ascenso en caso de sobrealimentación.







En situaciones de ayuno, hay un descenso en la producción de leptina. Por otro lado, parece que los cambios en el patrón de secreción asociados a la alimentación están más relacionados con la concentración plasmática de insulina que con el peso corporal. Esto se debe a que la insulina estimula la expresión de la leptina en adipocitos aislados y, por lo tanto, eleva su nivel circulante.






Una vez secretada al torrente circulatorio, la leptina circula parcialmente unida a proteínas plasmáticas, siendo la proporción de leptina unida a proteínas inferior en individuos obesos. El receptor OB-Re circula unido a la leptina y funciona como un regulador de la concentración de hormona libre. Los niveles séricos de leptina en personas con peso normal oscilan en el rango de 1-15 ng/ml, aunque en individuos con un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 se pueden encontrar valores de 30 ng/ml o incluso superiores. Tiene una vida media similar en individuos obesos y no obesos, de cerca de 25 minutos en el caso de la endógena y de 90 minutos aproximadamente en el caso de la leptina exógena.




La eliminación de la leptina se lleva a cabo principalmente por vía renal. La leptina es metabolizada es especial por las células epiteliales renales. Estas internalizan la molécula por medio de un mecanismo mediado por receptores “cortos”, razón por la que su concentración aumenta en pacientes con insuficiencia renal.




Factores reguladores:




Neuropéptido Y (NPY)
En el núcleo arcuato hipotalámico se produce NPY. Este neurotransmisor llega a través de las proyecciones y de las neuronas de dicho núcleo hasta el núcleo paraventricular, que es la zona donde se libera. El NPY aumenta la ingesta y disminuye la termogénesis. El principal mecanismo por el que la leptina regula el apetito es inhibiendo la síntesis y secreción de NPY. Existen varios estudios que han demostrado que el aumento de NPY lleva a un aumento de la sensación de hambre y con ello a la hiperfagia que al largo plazo conduciría a la obesidad. Existen evidencias de que la leptina actúa a nivel del núcleo arcuato impidiendo la formación de NPY.




Hormonas tiroideas
Existe una relación lógica entre leptina y hormonas tiroideas: la leptina aumenta la actividad simpática sistémica y en el tejido adiposo y el músculo produciendo un aumento de la termogénesis. Las hormonas tiroideas constituyen un factor principal en la regulación del metabolismo basal, de la termogénesis y de la actividad simpática. Tanto las hormonas tiroideas como la leptina aumentan la actividad de las proteínas disociadoras de las mitocondrias (UCPs) y con ello favorecen la termogénesis. Es probable que las hormonas tiroideas puedan tener un papel en la regulación y producción de leptina por los adipocitos, posiblemente inhibiendo sus niveles.







La leptina puede inhibir directamente la producción de glucocorticoides en las suprarrenales y, dado que los corticoides producen un efecto directo sobre las células del núcleo paraventricular reduciendo los niveles de TRH, el aumento de los niveles de leptina puede aumentar, de forma indirecta, la actividad tiroidea. Por otro lado, la leptina produce una inhibición de la producción de NPY en el núcleo arcuato lo cual aumentaría también la producción de TRH. Parece que en los estados de ayuno, lo que interesa es el ahorro de energía y por ello, el aumento de cortisol y la disminución de la leptina producirían una disminución de los niveles de TRH, tanto por acción directa del cortisol a nivel central como por el aumento del NPY hipotalámico. Por el contrario, en un estado de abundancia calórica, al aumentar los niveles de leptina y disminuir los de cortisol, se produciría un aumento de la termogénesis y del metabolismo basal, tanto por acción de la leptina y hormonas tiroideas sobre las UCPs como por la disminución del NPY hipotalámico.




Mutaciones en el gen ob




Las mutaciones en el gen Ob murino ocasionan que los ratones portadores de la mutación (ratones ob/ob) carezcan de leptina sérica y presenten un fenotipo de obesidad severa asociada a otros problemas como menor temperatura corporal, menor actividad locomotora, menor actividad del sistema inmune e infertilidad.









La administración de leptina exógena corrige estas alteraciones. Este hecho hizo plantear la hipótesis de que la obesidad podría deberse a una mutación en el gen Ob humano y, por tanto, la administración de leptina exógena podría ser la panacea en el tratamiento de la obesidad. Sin embargo, esta idea se desvaneció al comprobar que la frecuencia de esta mutación en la población obesa es extraordinariamente baja y que la gran mayoría de los pacientes obesos presentan altos niveles de leptina sérica.










Los escasos casos clínicos de humanos con deficiencia congénita de leptina se caracterizan por un fenotipo similar al hallado en los ratones ob/ob, caracterizados por obesidad severa, hiperfagia e hiperinsulinemia.

Alimentos con leptina para erradicar la obesidad




Investigadores del Reino Unido están desarrollando alimentos a los que les incluyen leptina, esta es una sustancia conocida como “hormona del hambre”. La leptina se compone de 167 aminoácidos resultantes de la acción de los adipositos o vulgarmente llamadas células grasas.




La leptina es producida por nuestro organismo e inutiliza la sensación de hambre generada por el cerebro, pero en adultos no se puede utilizar debido a que el organismo desarrolla una resistencia frente a ella haciendo inútil su utilización, sin embargo, la cosa cambia cuando se utiliza en la niñez.




Según los científicos, tomar este tipo de nuevo alimento en la infancia podría propiciar que estos niños fueran delgados cuando alcanzaran la edad adulta y a lo largo de toda su vida.







Los estudios se encuentran basados en las pruebas realizadas con ratones a los que se les suministraron alimentos con la hormona en cuestión cuando éstos eran todavía pequeños y se encontraban en el vientre de su madre.Los resultados fueron sorprendentes e interesantes, ya que se obtenían roedores que no engordarían nunca y tampoco podrían desarrollar ningún tipo de diabetes consecuencia de la obesidad.




Los investigadores estudian el modo de añadir la leptina en la leche de fórmula y en otros alimentos suministrados especialmente a los más pequeños.

1 comentario:

  1. comparacion con los neurotransmisores del sistema nervioso y la leptina del adipocito ..??

    ResponderEliminar

Etiquetas