TIME IS ON MY SITE

Archivo del blog

martes, 26 de mayo de 2009

CASSHERN


La historia esta bastante cogida por los pelos y situa la acciontras una cruenta guerra entre una alianza asiatica contra Europa, que deja al continente sumido en el caos y en que los supervivientes sufren en sus cuerpos los efectos de la contaminacion radiactiva. En la busqueda de un milagro medico, en un laboratorio son creados asi como de casualidad formas nuevas de vida humanoide. Lo primero que se les ocurre es matarlos, pero algunos de ellos se escapan, y van a dar a una fortaleza abandonada desde la que fabrican un ejercito de robots asesinos con los que vengarse del mundo. Tras ellos parte el hijo del doctor jefe, que vuelve de entre los muertos ataviado con una armadura de diseno. El reclamo de la pelicula es sin lugar a dudas su universo visual. Barroco y sin ningun tipo de mesura. Kazuaki Kiriya demuestra no conocer complejos, ni vergüenza ni mas limites que su imaginacion, pasandose por el arco del triunfo las recomendaciones de nueve de cada diez oftalmologos. Construye una sucesion de prolijas estampas en las que cualquier efecto de color es bienvenido. Tanta concupiscencia cromatica no tarda mucho en empachar los ojos. La historia, por su parte, se embarulla ella sola, y lejos de crear una trama coherente y explicar las situaciones convenientemente, se limita a repetir machaconamente su mensaje antibelicista, que es de una simplicidad de florecillas, guitarra y pantalones de pana. Lo cual no impide, por cierto, que la pelicula se recree en la violenta estetica de sus peleas de artes marciales. Y bien que me alegro.
EMULE...
TORRENT...

Etiquetas